Adicción al juego: cómo el cerebro se vuelve adicto al juego: una historia basada en hechos reales

Adicción al juego: cómo el cerebro se vuelve adicto al juego: una historia basada en hechos reales

Juan Gabriel Gomila Juan Gabriel Gomila
12 minutos

Leer el artículo
Audio is generated by DropInBlog's Blog Voice AI and may have slight pronunciation nuances. Learn more

La adicción está por todos lados. Las drogas adictivas y el juego reconfiguran circuitos neuronales de maneras similares. Hoy veremos cómo el cerebro se vuelve adicto al juego analizando una historia basada en hechos reales

Cuando Shirley estaba en sus mediados de los 20, ella y algunos amigos hicieron un viaje improvisado a Las Vegas. Esa fue la primera vez que jugó. Alrededor de una década más tarde, mientras trabajaba como abogada en la costa este, ocasionalmente se aventuraba en Atlantic City. Pero para finales de sus 40, estaba faltando al trabajo cuatro veces a la semana para visitar los casinos recién abiertos en Connecticut. Jugaba a blackjack casi exclusivamente, a menudo arriesgando miles de dólares por ronda, luego rebuscando bajo el asiento de su coche para conseguir 35 centavos para pagar el peaje de regreso a casa. En última instancia, Shirley apostó hasta el último centavo que ganó y alcanzó el límite de múltiples tarjetas de crédito. "Quería apostar todo el tiempo", dice. "Me encantaba, amaba esa sensación de euforia".

En 2001, la ley intervino. Shirley fue condenada por robar una gran cantidad de dinero de sus clientes y pasó dos años en prisión. En el camino, comenzó a asistir a reuniones de Jugadores Anónimos, a ver a un terapeuta y a rehacer su vida. "Me di cuenta de que me había vuelto adicta", dice. "Me llevó mucho tiempo admitir que era adicta, pero lo era, al igual que cualquier otra persona".

Hace diez años, la idea de que alguien pudiera volverse adicto a un hábito como el juego de la misma manera en que una persona se engancha a una droga era controversial. En ese entonces, los consejeros de Shirley nunca le dijeron que era adicta; ella misma lo decidió. Ahora, los investigadores están de acuerdo en que en algunos casos el juego es una verdadera adicción. 

En el pasado, la comunidad psiquiátrica generalmente consideraba al juego patológico más como una compulsión que como una adicción, un comportamiento motivado principalmente por la necesidad de aliviar la ansiedad en lugar de un deseo de placer intenso. En la década de 1980, mientras actualizaba el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM), la Asociación Psiquiátrica Americana (APA, por sus siglas en inglés) clasificó oficialmente el juego patológico como un trastorno de control de impulsos, una etiqueta difusa para un grupo de enfermedades algo relacionadas que, en ese momento, incluían cleptomanía, piromanía y tricotilomanía (arrancarse el cabello). En lo que ha llegado a ser considerada una decisión trascendental, la asociación trasladó el juego patológico al capítulo de adicciones en la última edición del manual, el DSM-5. La decisión, que siguió a 15 años de deliberación, refleja una nueva comprensión de la biología subyacente a la adicción y ya ha cambiado la forma en que los psiquiatras ayudan a las personas que no pueden dejar de apostar.

El tratamiento más efectivo es cada vez más necesario porque el juego es más aceptable y accesible que nunca. Cuatro de cada cinco estadounidenses dicen haber apostado al menos una vez en sus vidas. Con la excepción de Hawái y Utah, cada estado en el país ofrece alguna forma de juego legalizado. Y hoy en día ni siquiera necesitas salir de casa para apostar, todo lo que necesitas es una conexión a Internet y un teléfono. Diversas encuestas han determinado que alrededor de dos millones de personas en Estados Unidos son adictas al juego, y para hasta 20 millones de ciudadanos, el hábito interfiere seriamente con el trabajo y la vida social.

Dos caras de la misma moneda

La APA basó su decisión en numerosos estudios recientes en psicología, neurociencia y genética que demuestran que el juego y la adicción a las drogas son mucho más similares de lo que se pensaba anteriormente. La investigación en las últimas dos décadas ha mejorado drásticamente el modelo de trabajo de los neurocientíficos sobre cómo cambia el cerebro a medida que se desarrolla una adicción. En el medio de nuestro cráneo, una serie de circuitos conocidos como el sistema de recompensa enlaza varias regiones dispersas del cerebro involucradas en la memoria, el movimiento, el placer y la motivación. Cuando participamos en una actividad que nos mantiene vivos o nos ayuda a transmitir nuestros genes, las neuronas en el sistema de recompensa liberan un mensajero químico llamado dopamina, dándonos una pequeña ola de satisfacción y alentándonos a hacer un hábito de disfrutar comidas abundantes y encuentros sexuales. Cuando se estimula con anfetaminas, cocaína u otras drogas adictivas, el sistema de recompensa dispersa hasta 10 veces más dopamina de lo habitual.

El uso continuo de tales drogas les roba su poder para inducir euforia. Las sustancias adictivas mantienen el cerebro tan inundado de dopamina que eventualmente se adapta produciendo menos cantidad de la molécula y volviéndose menos receptivo a sus efectos. Como consecuencia, los adictos desarrollan una tolerancia a la droga, necesitando cantidades cada vez mayores para drogarse. En la adicción severa, las personas también experimentan síntomas de abstinencia: se sienten físicamente enfermas, no pueden dormir y tiemblan incontrolablemente si su cerebro es privado de una sustancia que estimule la dopamina durante demasiado tiempo. Al mismo tiempo, las vías neurales que conectan el circuito de recompensa con la corteza prefrontal se debilitan. Descansando justo encima y detrás de los ojos, la corteza prefrontal ayuda a las personas a controlar los impulsos. En otras palabras, cuanto más usa un adicto una droga, más difícil se vuelve detenerse.

La investigación hasta la fecha muestra que los jugadores patológicos y los adictos a las drogas comparten muchas de las mismas predisposiciones genéticas para la impulsividad y la búsqueda de recompensas. Así como los adictos a las sustancias requieren golpes cada vez más fuertes para drogarse, los jugadores compulsivos buscan apuestas cada vez más arriesgadas. De igual manera, tanto los adictos a las drogas como los jugadores problemáticos sufren síntomas de abstinencia cuando se separan de la sustancia química o la emoción que desean. Y algunos estudios sugieren que algunas personas son especialmente vulnerables tanto a la adicción a las drogas como al juego compulsivo porque su circuito de recompensa es inherentemente poco activo, lo que puede explicar parcialmente por qué buscan grandes emociones en primer lugar.

Aún más convincente, los neurocientíficos han descubierto que las drogas y el juego alteran muchos de los mismos circuitos cerebrales de manera similar. Estas percepciones provienen de estudios de flujo sanguíneo y actividad eléctrica en los cerebros de las personas mientras completan varias tareas en computadoras que imitan juegos de casino o prueban su control de impulsos. En algunos experimentos, cartas virtuales seleccionadas de diferentes barajas ganan o pierden dinero para un jugador; otras tareas desafían a alguien a responder rápidamente a ciertas imágenes que aparecen en una pantalla pero a no reaccionar a otras. Un estudio alemán de 2005 que usó un juego de cartas similar sugiere que los jugadores problemáticos, al igual que los adictos a las drogas, han perdido sensibilidad a su euforia: cuando ganaban, los sujetos tenían una actividad eléctrica más baja de la típica en una región clave del sistema de recompensa del cerebro. En un estudio de 2003 en la Universidad de Yale y un estudio de 2012 en la Universidad de Ámsterdam, los jugadores patológicos que realizaban pruebas que medían su impulsividad tenían niveles inusualmente bajos de actividad eléctrica en regiones cerebrales prefrontales que ayudan a las personas a evaluar riesgos y suprimir instintos. Los adictos a las drogas también suelen tener una corteza prefrontal apática.

Otra prueba de que el juego y las drogas cambian el cerebro de manera similar surgió en un grupo inesperado de personas: aquellas con el trastorno neurodegenerativo de la enfermedad de Parkinson. Caracterizado por rigidez muscular y temblores, el Parkinson es causado por la muerte de las neuronas productoras de dopamina en una sección del mesencéfalo. A lo largo de las décadas, los investigadores notaron que un número notablemente alto de pacientes con Parkinson, entre el 2 y el 7 por ciento, son jugadores compulsivos. El tratamiento para un trastorno probablemente contribuye a otro. Para aliviar los síntomas del Parkinson, algunos pacientes toman levodopa y otras drogas que aumentan los niveles de dopamina. Los investigadores piensan que, en algunos casos, el flujo químico resultante modifica el cerebro de una manera que hace que los riesgos y recompensas, como los de un juego de póquer, sean más atractivos y las decisiones impulsivas más difíciles de resistir.

Una nueva comprensión del juego compulsivo también ha ayudado a los científicos a redefinir la adicción en sí misma. Mientras que los expertos solían pensar en la adicción como dependencia de un producto químico, ahora la definen como la búsqueda repetida de una experiencia gratificante a pesar de las repercusiones graves. Esa experiencia podría ser la euforia de la cocaína o la heroína o la emoción de duplicar el dinero en el casino. "La idea anterior era que necesitas ingerir una droga que cambie la neuroquímica en el cerebro para volverte adicto, pero ahora sabemos que casi cualquier cosa que hagamos altera el cerebro", dice Timothy Fong, psiquiatra y experto en adicciones de la Universidad de California, Los Ángeles. "Tiene sentido que algunos comportamientos muy gratificantes, como el juego, también puedan causar cambios [físicos] dramáticos".

Engañando al sistema

Redefinir el juego compulsivo como una adicción no es mera semántica: los terapeutas ya han descubierto que los jugadores patológicos responden mucho mejor a la medicación y la terapia típicamente utilizada para las adicciones que a estrategias para domar compulsiones como la tricotilomanía. Por razones que aún no están claras, ciertos antidepresivos alivian los síntomas de algunos trastornos de control de impulsos; sin embargo, nunca han funcionado tan bien para el juego patológico. Los medicamentos utilizados para tratar adicciones a sustancias han demostrado ser mucho más efectivos. Los antagonistas de los opioides, como la naltrexona, inhiben indirectamente a las células cerebrales para que no produzcan dopamina, reduciendo así los antojos.

Docenas de estudios confirman que otro tratamiento efectivo para la adicción es la terapia cognitivo-conductual, que enseña a las personas a resistir pensamientos y hábitos no deseados. Los adictos al juego pueden, por ejemplo, aprender a enfrentar creencias irracionales, como la idea de que una serie de pérdidas o un casi acierto, como dos de tres cerezas en una máquina tragamonedas, señala una victoria inminente.

Desafortunadamente, los investigadores estiman que más del 80 por ciento de los adictos al juego nunca buscan tratamiento en primer lugar. Y de los que lo hacen, hasta el 75 por ciento regresa a las salas de juego, lo que hace que la prevención sea aún más importante. En todo Estados Unidos, especialmente en California, los casinos están tomando en serio la adicción al juego. Marc Lefkowitz del Consejo de California sobre el Juego Problemático entrena regularmente a gerentes y empleados de casinos para que estén atentos a tendencias preocupantes, como clientes que pasan cada vez más tiempo y dinero jugando. Insta a los casinos a dar a los jugadores la opción de prohibirse voluntariamente y a mostrar de manera prominente folletos sobre Jugadores Anónimos y otras opciones de tratamiento cerca de los cajeros automáticos y teléfonos públicos. Un adicto al juego puede ser una gran fuente de ingresos para un casino al principio, pero muchos terminan debiendo deudas masivas que no pueden pagar. Shirley, ahora con 60 años, trabaja actualmente como consejera de pares en un programa de tratamiento para jugadores adictos. "No estoy en contra del juego", dice. "Para la mayoría de las personas, es un entretenimiento caro. Pero para algunas personas es un producto peligroso. Quiero que la gente entienda que realmente puedes volverte adicto. Me gustaría ver que todos los casinos asuman la responsabilidad".


Para conocer acerca de cómo crear videojuegos y realizar un uso responsable de la adicción en los videojuegos, te recomendamos nuestra ruta de desarrollo de videojuegos con Unity, Unreal y Blender disponible en Frogames Formación.

« Volver al Blog

Obtener mi regalo ahora